Expongo mi caso, llevo más de 30 años utilizando ordenadores. Desde el primer Spectrum 48 k con el que aprendí a escribir LOAD “”  y cargar juegos desde una cinta, hasta mi realidad diaria de un uso intensivo de un PC. El uso que le he ido dando a lo largo del tiempo ha variado desde un uso lúdico a un uso más profesional que me permite ganarme la vida.

Cuando echo a vista atrás en este recorrido, veo que he seguido dos caminos distintos de aprendizaje.

  • Mucho de lo aprendido se ha basado en el auto-aprendizaje, en el descubrimiento de conocimientos hablando con otros usuarios, leyendo revistas, consultando documentación en internet, leyendo blogs, viendo videos en Youtube, y sobre todo en muchas horas de prueba y error hasta conseguir el resultado esperado.
  • En otros casos, aprendí siguiendo un curso, con un profesor que oriento mi aprendizaje,  organizo la materia para que recibieses la información en el orden correcto, sin dejar nada importante sin entender y que además resolvió todas las dudas que surgieron durante el camino. Desde esa base seguí aprendiendo por mi cuenta si necesite ampliar más.

Es cierto que para aprender, independientemente del camino elegido, lo importante es tener curiosidad por saber más, pero si puedo reconocer unas diferencias claras en ambos caminos de aprendizaje.

  • Cuando el aprendizaje lo he realizado de forma organizada, cubriendo de forma sistemática y ordenada la información, comprendiendo los conceptos, he conseguido una base sólida que me ha permitido dominar la material y seguir aprendiendo con mayor rapidez y solvencia sobre unos buenos cimientos.
  • En aquellas materias en las que he ido adquiriendo conocimientos por mi cuenta, la información la he adquirido en función de lo que necesitaba aprender en ese momento, iba resolviendo los problemas con los que me encontraba, pero en un camino no lineal. Para poder avanzar muchas veces tenía que retroceder para completar lo que creía aprendido porque siempre aparecían lagunas en lo aprendido.

Hoy en día creemos que los más jóvenes al estar expuestos desde el primer momento de sus vidas a la tecnología son Nativos Digitales es decir, que comprenden, manejan y dominan la tecnología. El ejemplo claro es ese niño del que los padres hablan entusiasmados por que con dos años “maneja” la tablet mejor que ellos. La realidad es que la mayoría de los usuarios jóvenes y no tan jóvenes manejan algunas aplicaciones o juegos y poco más.

Por vivir en 2016 ¿somos nativos digitales y sabemos usar la tecnología? ¿O hace falta algo más que vivir y manejar la tablet?

Cuando tenemos ocasión de evaluar a los niños, sus conocimientos tecnológicos tienen enormes lagunas, desconocen las bases de la informática y de cómo utilizar a fondo sus dispositivos. Las carencias se ponen especialmente de manifiesto cuando se enfrentan al manejo de un PC, del sistema operativo, de las aplicaciones de productividad, las búsquedas avanzadas, la organización de la información en el disco duro, etc.

No, no se aprende por haber nacido en una época.

¿Aprenderán solos con el tiempo? Aquello que necesiten posiblemente si. Pero aprender de una forma sistemática y completa para tener la mejor base sobre la que crecer facilitara mucho su vida en un mundo tecnológico. Y si eres más mayor, no es una excusa para aprender y conectarte con el mundo en el que vivimos.