Ver como con un pequeño coche de juguete tele-dirigido permite a un ordenador aprender de forma autónoma a a derrapar con seguridad y control de la trayectoria es espectacular y la prueba de como el camino hacia los coches inteligentes que nos corrijan en los errores de conducción o directamente conduzcan por nosotros está cada vez más cerca.