A lo mejor eres de los que como yo,  crecieron jugando a la comba en la calle, y hablando por un teléfono gigante que había en la mesilla del salón de casa, si, … esos de la EGB.  No entendemos la necesidad de que nuestros niños sepan de programación , sin darnos cuenta que desde que han nacido, nos han visto hablar por un móvil en cualquier parte, en la calle, en el parque,  mientras le damos el biberón…, por no decir de la tele, esa caja gigante que se veía en blanco y negro y luego en color y que veías  los dibujos sin poder elegir más que un canal o dos, ahora nuestras televisiones son a la carta,  porque existe un programita con el que puedes descargar un peli o meterla a través de un dispositivo, o bien diseñar los canales que más te gustan y que salgan cada vez que enciendes el televisor, como si la tele supiera tus preferencias y te conociera de toda la vida,  y además en el idioma que elijas.

En realidad muchas de las cosas que nos rodean están programadas, al servicio de la humanidad y sin darnos cuenta las utilizamos a diario, nuestros niños han crecido con una tablet, veo muchos niños pequeños sentados en su trona con su madre dándole la papilla y ellos decidiendo el color del disfraz de su animal favorito con un toque de su dedo minúsculo.  Veo hacer presentaciones a mi hija de 12 años con un programa de ordenador, que yo hubiera hecho en una semana con cartulina y rotuladores. Veo a niños de 8 años que no les gusta la lectura, quedarse leyendo una pequeña pantalla de videojuego donde un topo le dice lo que tiene que hacer en una letra mínima , y para ellos es tan normal y tan sencillo como nuestro juego del escondite, o quizás jugar al ajedrez, yo le veo mucho parecido, con la programación, en el ajedrez, el jugador piensa la jugada y decide que pieza va a mover, como si eliges la herramienta o la orden con la que vas a comenzar a programar,  dices a las piezas donde quieres que estén, bajo una normas establecidas para cada movimiento  igual que las ordenes que debes ir dando para seguir adelante con tu programa y conseguir que el objeto elegido haga lo que tú has decidido y mientras más aprendes mas jugadas magistrales se te ocurren, y mientras más juegas  mas aprendes.

Tenemos el desafío de enfrentarnos a un territorio desconocido en el que nuestras niñas y niños quizás lleguen a saber más que nosotros mismos, pero no podemos negarnos al futuro, ellos saben que será fundamental aprender programación si quieres vivir rodeado de tecnología. Y ¿tú? ¿Quieres que tus hijos programen o les programen?.